¿Es usted una victima?

Lastimosamente, algunas personas que vienen a Canadá en calidad de trabajadores extranjeros temporales son ilegítimamente explotadas por su empleador, que las somete al trabajo forzado o a la explotación sexual. En Canadá, este fenómeno se conoce como “tráfico de personas” o “trata de seres humanos”. Las víctimas del tráfico de personas son controladas por empleadores que las obligan a trabajar o a ofrecer servicios sexuales mediante la intimidación, la fuerza, las agresiones sexuales o amenazas contra las víctimas, sus familias y sus amigos. La explotación de trabajadores es un delito muy grave; si usted cree ser víctima de este tipo de delito, el Gobierno de Canadá puede brindarle protección.

Es posible que usted sea una víctima de tráfico de personas si responde de manera afirmativa a cualquiera de las preguntas siguientes:

  • ¿Le han prohibido salir solo(a) de su lugar de trabajo o de su alojamiento?
  • ¿Le han quitado su pasaporte o su permiso de trabajo?
  • ¿Ha sido víctima de violencia física, sexual o psicológica por parte de su empleador o de alguien vinculado con su empleador?
  • Su empleador o algún representante de su empleador, ¿le ha amenazado a usted o a alguno de sus familiares?
  •  ¿Tiene temor de que algo malo le suceda a usted o a alguno de sus familiares si abandona su trabajo?
  • ¿Vive usted en grupo en su lugar de trabajo y en malas condiciones (por ejemplo: no dispone de un espacio personal, debe dormir en espacios compartidos o en condiciones inadecuadas)?
  • ¿Pagó una comisión de contratación excesivamente alta para venir a trabajar a Canadá?
  • ¿Tiene la impresión de que debe dinero a su empleador porque le trajo a Canadá?
  • Su empleador o algún representante de su empleador, ¿le ha pedido que le entregue, en dinero efectivo, una porción de su cheque de pago salarial?

Ejemplos de métodos que los traficantes de personas utilizan para controlar a sus víctimas:

  • Hacer falsas promesas de empleo, viajes, condiciones de vida o trato.
  • Prometer la entrega de documentos de inmigración y de viaje.
  • Hacer promesas que son demasiado buenas para ser verdaderas.
  • Hacer amenazas contra el trabajador o sus familiares.
  • Implicar al trabajador en actividades delictivas.
  • Desplazar al trabajador de un lugar de trabajo a otro sin su consentimiento, o bien forzarle a prostituirse.
  • Enseñar al trabajador cómo debe engañar a las autoridades.

En caso de abuso, contacte con los siguientes servicios.

Foto : Sankavi